Sobre nosotros

PLASTILUZ


En algún rincón de Cuenca, en 1983, un emprendedor visionario encendió la chispa de PLASTILUZ en el modesto patio de su casa. Inspirado por un sueño audaz, su viaje comenzó con la pasión por techar vidas con innovación.

Nuestra visión trasciende fronteras, tejiendo alianzas que llevan nuestro brillo a cada rincón del Ecuador y más allá. Nuestro compromiso es iluminar hogares y sueños, construyendo un futuro brillante.

Somos maestro en el arte de los techos, pioneros en la implementación del polipropileno en el mercado ecuatoriano. Desde nuestros modestos comienzos en poliéster reforzado con fibra de vidrio, evolucioné con tenacidad hacia el poliéster acrílico reforzado y, finalmente, abracé el desafío de la línea de extrusión de polipropileno continuo en 2013.

Somos PLASTILUZ, una luz de Cuenca que ha iluminado sueños desde el patio de una casa en 1983, y ahora iluminando una historia que toca el cielo.